La frustración que muchos jóvenes están teniendo por querer emprender cualquier cosa, antes de tener un desarrollo personal inicial es preocupante. ¿Qué debes tener claro antes de emprender?

Por Gonzalo Gómez Betancourt**

Shikhar Ghosh profesor de Harvard Business School, afirma que el 75% de los emprendimientos fracasan en retornar el capital del inversionista. La frustración que muchos jóvenes están teniendo por querer emprender cualquier cosa, antes de tener un desarrollo personal inicial es preocupante. ¿Qué debes tener claro antes de emprender?

Este artículo quiero dedicarlo a muchos de nuestros hijos, a la siguiente generación de empresarios y/o directivos, que han tenido una formación excepcional, mejor que la nuestra diría yo, incluso en las mejores universidades del mundo, y que seguro han vivido en un ambiente de negocios mientras ven a nuestra generación y aprenden de nuestros éxitos y fracasos. En sus universidades se enfocaron en emprendimiento, haciendo programas de lanzamiento de negocios enfrente de jurados muy fuertes, que evidentemente les encendieron aún más la llama de los negocios, pero mi sensación es que les trasmitieron algo así como “Emprender o morir”, lo cual no es verdad, también hay otros camino de desarrollo en la vida para ser felices, que es el fin último, donde existen otros aspectos de desarrollo profesional en la vida, como ser directivo, administrador, o un buen propietario, y muchos otros aspectos adicionales a trabajar para lograrlo, como diría Covey, en la mente, en el corazón, en el cuerpo y en el espíritu.

Quiero empezar recordando, algunos artículos dedicados a buscar las competencias que hacen a un emprendedor (Bill Bonnstetter, 2012; Daniel Isenberg, 2010; etc.) entre estas se obtuvieron como más relevantes:

Habilidades: Creatividad, visión, habilidad para identificar oportunidades, pasión, liderazgo, persuasión, buen influenciador, buen relacionista, habilidad de comprometer a las personas con un propósito;

Estilo de trabajo: Orientado al resultado, cómodo con la incertidumbre, auto desafiante, solitario y le cuesta trabajar en equipo, raramente satisfecho, impulsado a planificar y estar preparado, mentalidad experimental, perseverancia enfrente de la adversidad, tendencia continua a mirar una mejor forma de hacer las cosas, habilidad para cerrar negocios, habilidad para escuchar, confiar, y recibir consejo;

Conocimientos financieros: cómodo con las finanzas y su forma gobierno;

Antecedentes del emprendedor: Han tenido miembros de la familia que han iniciado negocios, amigos que han iniciado negocios, o han trabajado en un pequeño emprendimiento.

Es curioso ver qué tan diferente es ahora, incluso algunas competencias contradictorias con los estilos de trabajo; en nuestro tiempo se hubiera colocado como principal motivación la necesidad, el esfuerzo, la disciplina, y el riesgo, pero esta generación de emprendedores no parece tener evidencia de estas características, simplemente son diferentes ya que en principio lo han tenido todo y la necesidad que fue el motor de muchos emprendedores anteriores, no es lo que está direccionando a esta generación.

Pero cómo se generan estás habilidades, en casa, ¿con el ejemplo de los padres?, al parecer no, ya no es así de claro, ¿en las universidades con los conocimientos y la adquisición de habilidades blandas?, ¿en dónde?, en mi criterio que a muchos les hace falta algo de experiencia en algún sector, es decir, no se puede iniciar un negocio, si no se tiene clara la base para darle forma a una oportunidad. William Bygrave, un académico y emprendedor, define al emprendedor como “Alguien que no solo persigue una oportunidad, sino que también crea una organización para alcanzarlo”, igualmente, no es posible ser emprendedor sin riesgo, de ganar o perder, y he conocido emprendedores que ante el primer fracaso se hunden en la frustración, y sacarlos de allí es realmente difícil, es como si no fuera ese tema con ellos, el del riesgo a perder, se acostumbraron a ganar siempre, a las cosas fáciles.

Emprender juega un rol tan importante en la sociedad, desde hace casi un siglo cuando Shumpeter definió a este mecanismo como “la fuerza de la destrucción creativa, barriendo tecnologías obsoletas, productos o formas de hacer las cosas y reemplazándolas con otras que el mercado ve que representa un mayor valor, en este sentido los emprendedores son los agentes del cambio y del progreso”. Entonces hemos visto como en cada sector se repite este patrón, los emprendedores inventan o comercializan nuevas tecnologías que reemplazan las antiguas, generando incluso nuevos y diferentes tipos de trabajo. Introducen nuevos productos, servicios, y plataformas que entregan algo totalmente nuevo, que mejora la vida de los clientes, muchos son beneficiosos para la sociedad y el planeta.

Entonces creo que vale la pena hacerse una serie de preguntas antes de pensar en emprender y no frustrase porque en este momento de sus vidas no se tiene una idea. Lo primero es hacerse una simple pregunta,

¿Soy el tipo de persona que debe empezar un negocio?, revisa detalladamente si tienes las competencias de las que hablan los expertos, si no, se pueden desarrollar haciendo un plan de carrera, para ello puedes trabajar unos años en tu sector soñado, ganar conocimiento y algo de experiencia.

¿Realmente tengo una idea de negocio posible?, busca hacer una pasantía en ese sector para estudiar la cadena de valor sectorial y encontrar los posibles fallos de mercado que con nuevas tecnologías de la información puedas romper alguna de las tradicionales y obsoletas formas de hacer, que se vuelven una costumbre para muchos que están metidos en ese negocio.

¿Sabes cómo se hace empresa, es decir, sabes crear una organización?, empresa es la forma en que nos organizamos, debes saber algo de procesos y estructuras organizativas para hacer el producto o servicio y rodearte de las mejores personas, esto se puede adquirir con conocimientos en la universidad.

¿Sabes dirigir, tienes liderazgo? Esta competencia es fundamental y también se puede adquirir en las escuelas de negocio con este enfoque, y aprender habilidades blandas fundamental para liderar un equipo.

¿Perteneces a redes de emprendedores e inversionistas?, busca este grupo de organizaciones que ayudan desde búsqueda de capital hasta el talento.

Lo más importante de todo es no frustrarse y paralizarse, no inicies nada sin un plan, prepárate antes de decidir qué hacer, sigue estos pequeños consejos que el mundo necesita emprendedores y después empresarios que hagan crecer la economía de manera consciente.

**Ph.D. – CEO Legacy and Management Consulting Group.